El Legado, de Katherine Webb

Dentro de pocos días se publicará mi primera reseña como colaboradora del equipo de redactores del blog Momentos de Silencio Compartido. Mientras, os traigo hoy la reseña de un libro que he disfrutado muchísimo y que me he leído prácticamente entero  este pasado fin de semana. Se trata de El Legado, de Katherine Webb, una novela que tenía pendiente desde hace varios meses leer tras la gran reseña que publicó Goizeder hace ya un tiempo en su blog.

EL LEGADO
En El Legado confluyen dos historias, ambas igualmente interesantes y muy bien escritas, que se entrelazan al final como piezas de un puzzle. La trama que se sitúa a finales del siglo XX en el Reino Unido es narrada en primera persona por Erica Calcott, una profesora de treinta años, que está pasando las Navidades con su hermana mayor Beth en la casa-mansión de su recién difunta abuela Meredith. En esa casa pasaron parte de su infancia, sus años más felices, hasta que una tarde de verano, cuando Beth tenía 12 años y Erica 7, su primo Henry desapareció para siempre mientras jugaban con su vecino Dinny. 23 años más tarde y en el mismo escenario, Erica se da cuenta de que la depresión que arrastra su hermana Beth tiene su origen en lo que le sucedió a Henry y que es por tanto ahí, en esa casa, donde debe ayudarla averiguando qué le pasó a su primo. Y mientras revuelve las cosas personales de su abuela, descubre que esa casa no sólo esconde el motivo de la desaparición de Henry, sino facetas de la vida de su abuela Meredith y de la madre de ésta, Caroline, completamente desconocidas.
En paralelo, conocemos precisamente la historia de Caroline, la bisabuela de Erica, a partir de su matrimonio en 1902 con el dueño de una hacienda de Oklahoma, EE.UU. Caroline es una sofisticada y rica heredera de 18 años que por amor verdadero deja Nueva York para emprender una vida completamente distinta al lado de Corin Massey, de quien está locamente enamorada. Sin embargo, por mucho que ame a Corin, nunca llegará adaptarse a ser ama de casa y vivir entre tribus indias en medio de la nada, sin ninguna ocupación, ni siquiera la de poder ser madre. Y la frustración que poco a poco va naciendo en ella culmina en tragedia, ya que su destino se trunca… para siempre.
Sin duda, lo que más me ha gustado de este libro es lo bien que están hiladas sus dos tramas, la manera en la que las descripciones y escenas te llevan a creer que de verdad estás en un rancho perdido del desierto americano o en el Londres más clasista en los años previos a la Primera Guerra Mundial. Y por eso, aunque al final del libro sabes lo que le ocurrió a Henry, no es este misterio el centro de todo, sino que la novela se sostiene por sí misma sin necesidad de que se revele si Henry está vivo o simplemente murió en aquella aparente tranquila tarde de verano.
Os recomiendo esta lectura para los que hayáis leído y os haya gustado El Jardín Olvidado, de Kate Morton. Tiene muchas similitudes. Y también para los que como yo están dando un empujón a su inglés, porque The Legacy (así es su título original en inglés) es de esos libros que no dan ninguna pereza leer, ni siquiera en otro idioma.
¡Disfrutad su lectura!

El Silencio de las Palabras, de Jean Kwok

Hace unas semanas cuando terminé de leer El Invierno del Mundo de Ken Follet, me vino esa sensación que muchos habréis sentido con éste u otros libros. La mítica pregunta ¿qué me leo ahora con lo mucho que me ha gustado este último libro? (Para los que no hayáis leído lo último de Ken Follet os recomiendo esta reseña del blog Cuéntate la Vida). Y por azar, más que por elección propia, comencé la primera novela de Jean Kwok, El Silencio de las Palabras. Me gustó desde la primera hasta la última página. Continúa leyendo El Silencio de las Palabras, de Jean Kwok